(También Reza lo que sepas lo ha hecho, y muy bien, y en dos ocasiones. Mi agradecimiento, Dani, por reproducir los poemas.)

 

 

 

sábado 19 de julio de 2008

 

11

Crece la hierba

sobre su sepultura

como si el destino

le hubiese taponado

la boca.

Tardes de dormirse

en el suelo,

tardes de mucha

ceniza.

Desde la verja

reza su terrible

plegaria:

por qué te ibas

sin despedirte de mí.

Pasan las horas

y se acuerda

aún en su abrazo.

Han vuelto los grajos

a dar el tostón.

 

 

Luis Miguel Rabanal. Camineros, jícaras, verdugos. Mikado Libroblogs, 2008.

 

Publicado por Dani a las 10:24 2 comentarios  

Etiquetas: Poesía

 

 

 

domingo 3 de agosto de 2008

 

40

Agradece estar

solo, le cuesta eludir

los reproches.

En la Tejera

el ñubero enojado

velaba y velaba

montado

en una nube.

Advierte en el espejo

las nuevas arrugas,

era él quien lloraba

por la linterna

con óxido.

El viento que asciende

y abrasa la boca.

El muchacho

suele sentarse

frente a la casa,

aparenta ser feliz

pero sin serlo.

Con tantos embustes

tiene razón,

tiene en sus ojos

la virtud de curarte.

O si no, la cólera

de no haberlo sabido.

 

 

Luis Miguel Rabanal. Camineros, jícaras, verdugos. Mikado Libroblogs, 2008. Os recordamos que este poemario lo podéis leer aquí.

 

Publicado por Dani a las 11:41 1 comentarios  

Etiquetas: Poesía

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s