Poema del glotón

Se toman las grageas y se machacan en un plato azul,
correctamente, sin locuras.
30 somníferos.
30 relajantes musculares.
30 analgésicos o así.
Agregar una cucharadita de sal de frutas, por eso de la
acidez, para no sentir tantísima plenitud más tarde.
Se trata de encontrar a alguien que me lo ponga en la boca.
Y acompañar de muchísima agua, agua de fuego a ser posible.

Ojalá seas tú.

Tres inhalaciones en Rick’s Café

Rabanal_tres_Inhalaciones_alta
.

Agravios comunes
que reseñar en días
hermosos. La mueca
borrada por el sicario
atroz que huye, dedos
que abundan en la
tráquea del cadáver.
Sabrás de mí cuando
claree, manos que no
te corresponden al
irrumpir en la casa.

Luis Miguel Rabanal, “Tres inhalaciones”, Amargord 2014

.

Gracias, Manuel. http://www.rick-cafe.com/?sc=5&ida=76 y aquí otro poema: http://www.rick-cafe.com/?sc=5&ida=70

Jacques Prévert

CET AMOUR

Cet amour
Si violent
Si fragile
Si tendre
Si désespéré
Cet amour
Beau comme le jour
Et mauvais comme le temps
Quand le temps est mauvais
Cet amour si vrai
Cet amour si beau
Si heureux
Si joyeux
Et si dérisoire
Tremblant de peur comme un enfant dans le noir
Et si sûr de lui
Comme un homme tranquille au milieu de la nuit
Cet amour qui faisait peur aux autres
Qui les faisait parler
Qui les faisait blémir
Cet amour guetté
Parce que nous le guettions
Traqué blessé piétiné achevé nié oublié
Parce que nous l’avons traqué blessé piétiné achevé nié oublié
Cet amour tout entier
Si vivant encore
Et tout ensoleillé
C’est le tien
C’est le mien
Celui qui a été
Cette chose toujours nouvelles
Et qui n’a pas changé
Aussi vraie qu’une plante
Aussi tremblante qu’un oiseau
Aussi chaude aussi vivante que l’été
Nous pouvons tous les deux
Aller et revenir
Nous pouvons oublier
Et puis nous rendormir
Nous réveiller souffrir vieillir
Nous endormir encore
Rêver à la mort
Nous éveiller sourire et rire
Et rajeunir
Notre amour reste là
Têtu comme une bourrique
Vivant comme le désir
Cruel comme la mémoire
Bête comme les regrets
Tendre comme le souvenir
Froid comme le marbre
Beau comme le jour
Fragile comme un enfant
Il nous regarde en souriant
Et il nous parle sans rien dire
Et moi j’écoute en tremblant
Et je crie
Je crie pour toi
Je crie pour moi
Je te supplie
Pour toi pour moi et pour tous ceux qui s’aiment
Et qui se sont aimés
Oui je lui crie
Pour toi pour moi et pour tous les autres
Que je ne connais pas
Reste là
Là où tu es
Là où tu étais autrefois
Reste là
Ne bouge pas
Ne t’en va pas
Nous qui sommes aimés
Nous t’avons oublié
Toi ne nous oublie pas
Nous n’avions que toi sur la terre
Ne nous laisse pas devenir froids
Beaucoup plus loin toujours
Et n’importe où
Donne-nous signe de vie
Beaucoup plus tard au coin d’un bois
Dans la forêt de la mémoire
Surgis soudain
Tends-nous la main
Et sauve-nous.

.

JACQUES PRÉVERT (1900 – 1977)
de su libro “Paroles” (1946).

Dos poemas de “Cerca de la herida”

FUNERARIA DE GUARDIA

Y nadie suena, o quema, o hiela, o llama
en esta noche
en la que
como en casi todas
soy poeta de guardia
Gloria Fuertes

Por si se ahorca un perro en algún arrabal de la luna,
por si se cae un niño de su balancín de oro
y al despertarse es ya la tristeza oficial que le inculcan,
porque la noche no abre ningún reino del reposo
sino el viático febril de los desesperados,
permanezco en vela para contar las pastillas del suicida,
componer responsos, elegías al minuto,
cerrar párpados de par en par o encolar tablones de ataúdes,
enterrador con caché, tanatopráctico diplomado
o simple funcionario que bosteza mientras anota el registro
de las vidas que nutren el fondo de los desperdicios,
llámame, estoy en la inminencia de la morgue
a un paso de los borrachos que dejan siluetas de tiza en los cartones,
y el lecho donde brota el semen del odio,
aquí cada noche, como un centinela turbio,
a pie de cicatriz y flor de alba herida,
guardando tu flaqueza mientras duermes
y tu miedo humilla manifiestamente la vida para pactar
el decreto ingobernable de derrota
que alienta en el naufragio de otro día.

.

ANSIOLÍTICOS

¿Quién dice
que vivir requiere valor?
Dame tu abismo,
lo acolcharé de sueño.
Wislawa Szymborska,
“Prospecto”

Blanco, redondo,
tiene delicados dedos de niña
para mezclar pájaros con acuarelas
y ofrendar la piedad en los párpados de los muertos,
abre los pentagramas de la calma,
inventa nubes, toboganes de gasa
y valles con garabatos de morfina
donde se mece en su espesor la nada,
en esta rosa letal de sanatorio
se consuela la vida de su pérdida,
de su urgencia de sangre para el corte,
y vuelve tu tiempo intacto a su empeño
con el amparo de una doble bendición:
la de sobrevivir,
y la de abotargarte en carne de niebla la conciencia
por si te tienta preguntarte para qué.

.

Rafael Escobar, “Cerca de la herida”, Ediciones Tigre de Papel, Madrid 2014. Prólogo de Miguel Ángel Rubio.

A la que falta en Trianarts 2

A la que falta portada
.

EPISODIOS DE DEBILIDAD

La única certidumbre se oculta
en el costado, el terror nos muestra
sus encías para sumirnos
en la tristeza y esclarecer
el ensueño.

Con curiosidad observabas la luz.
Dos hombres se abrazaron
y no les siguió paz alguna.
Vives para no cansar a la vida.

A fuerza de apuntarlo
estalla en tu cuerpo la superficie
convulsa. Y gimes conmigo
a través de esas flores rosas
en las que nadie repara.

Duele estar aquí sin que tú
te estremezcas.
A fuerza de apuntarlo
creo en el dolor que has sufrido,
creo en las frases que mienten
sin querer hacer daño.

O destrozo las notas
amontonadas sobre la ficticia
mesilla de noche.
La única certidumbre se apiada
de ti y atraviesa tus piernas
con alambres de espino.

.
Gracias, Concha. http://trianarts.com/luis-miguel-rabanal-episodios-de-debilidad/

Un poema inédito de MJ Romero

No podía preguntar por el final de los plásticos
hundiéndose en tus sienes ni por el dolor fuego en mis ojos
el final palabra giratoria ascendente
final escalera de caracol descendente a la vuelta de las puertas
de puerta a puerta
sin rastros de las hendiduras sobre tu piel
sin rastros de las llamas dentro de mi ojos ardiendo en agua
no quieras saber la intensidad que hunde
la intensidad que arremolina el aire y te engulle
ya no podrás respirar del aire que te rodea
miras y no ves
no hay aire fuera del torbellino
no hay máquinas de aire
ninguna fruta al alcance donde sumergir la acidez
de los labios.

Los besos / las cinturas

labios de la locura
.

Aquello que nunca tuvo un nombre
ni supo estremecerse
ahora nos mira complacido acaso por esas ruinas
que enfundadas en nosotros palpan de algún modo
las firmes estaturas que cayeron,
los rostros blancos de salud de ámbar, los fáciles avances
de todas nuestras bocas.

Aquello que extraviado suplimos con ginebra y fotografías mudas,
con Ben Webster y caricias y un silencio
ya nunca más abandonado, ahora entrega sus baúles
a las niñas mágicas y sin embargo torpes
que herían nuestro pecho con sus gemidos solitarios
o con sus lecciones abiertas
al hastío como una pena inerme, fantasma casi.

Pero ellas nos amaban, al menos eran promesas de una lumbre
postergada en nuestro vello al final de la niebla.
Nos luchaban en las noches cálidas y duras
pues ponían sus manos al relente y querían acercarnos
al trasluz amargo o tibio de los deslizamientos rosas.

Y ahora nuestro mar
apenas si es algo que tuvimos pero que nunca lo tuvimos,
como un juguete nuevo desierto en sus pedazos
como una flor sin su aroma preferido, sin su color distante
como una huella que viene desde atrás o nos salpica.

.
De “Labios de la locura”, Col. Jueves literarios, Avilés 1983

Vídeos de primera 27

.

Lectura de Ángeles Fernangómez en el Hayedo de Busmayor, agosto de 2014.

.

LOS LICÁNTROPOS DEL PARQUE

En un principio ella se desconcierta.
Para alarmarse enseguida
al no diferenciar la predestinación
de otros murmullos dudosos.
Platino, tamoxifeno.

Yo sé que se aguanta de pie, o que ya
no lo soporta, según la sueñe.

Sé que no me reconoce
debido a sus pómulos fríos, cuando
la beso y no está frente a mí.
Yo sé que no me quiere ahora
porque no se acuerda.

(La gota que rebosa el ojo.

En el Parque lo atestiguan
los muertos, clama
el charlatán al poco de cuajar
su infusión de cristal y ceniza).

Por teléfono me cuenta la congoja
de su piel, los vómitos grises
o la forma que ha concebido
para no morir, no todavía.

Y ella se despreocupa y da
su brazo a torcer a los fantasmas,
doctores intachables
de lo iluso.

De “A la que falta”, Origami, Jerez de la Frontera 2014

El lenguaje de los puños

El lenguaje de los puños de David González

.

EL RESTO DEL CAMINO

a veces ocurre:

me quedo parado
en mitad del pasillo,
mirando fijamente
las baldosas del suelo,

sin reconocerlas,
ni reconocer en ellas

los
pasos
perdidos

 

David González

.

en “El lenguaje de los puños, Antología crítica de la poesía de David González” (Volúmenes 2, 3 y 4), edic. de José Á. Barrueco, Editorial Origami, Jerez de la F. 2014

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores